PILATES Embarazadas

Durante el embarazo

Pilates embarazadas Durante el embarazo, tu cuerpo sufre una serie de cambios. El peso y diámetro de tu abdomen se incrementa, por lo que ciertos músculos se acortan (como el psoas), otros se debilitan (como el glúteo y el abdomen…) y las lumbares aumentanEmbarazo y Postparto -Ibiza aún más su curvatura natural. Además, si los músculos de la pared abdominal están débiles, hay más posibilidades de tener dolor en la espalda o en la pelvis, ya que estos dejan de estabilizarla. Los músculos del suelo pélvico también sufren una gran tensión, debido al peso del bebé, así que necesita ser reforzado para mayor funcionalidad durante la gestación y mejor recuperación postparto. En el embarazo, la mayor liberación de hormonas como la relaxina hace que tus ligamentos se estiren más de lo normal, y si los sobrecargas en exceso, puedes incluso sufrir una lesión. El volumen de los senos es mayor, y como consecuencia, la columna sufre estrés, intensificado por las malas posturas.

¿Por qué PILATES durante el embarazo?

Practicar Pilates te ayuda a mejorar la postura (que se ha visto modificada por los cambios corporales) y proporciona movilidad a tu columna, aliviando de ese modo los dolores lumbares y a nivel dorsal. Fortalece la musculatura abdominal profunda (el transverso abdominal), evitando así la separación del recto anterior, propia de la gestación (pudiendo dar lugar posteriormente a prolapsos viscerales), además de dar más estabilidad a la pelvis, que se encuentra más móvil. También tonifica la musculatura de miembros inferiores y superiores, así como el suelo pélvico. Mejora tu circulación sanguínea, en particular la de las piernas previniendo las varices propias del embarazo. Mejora la respiración y la oxigenación del futuro bebé.
También te mantiene en buena condición física, aumenta la resistencia, evitando el sobrepeso, aumentando la conciencia corporal y la concentración. Mejora los niveles de energía, el sueño y la relajación, y te ayuda para una rápida recuperación posparto.

En definitiva, practicar Pilates durante la gestación es un método maravilloso para cuidarte y cuidar de tu futuro bebé.

Y durante el parto…

El método Pilates nos habrá proporcionado la resistencia necesaria para afrontar el momento del parto. Durante el pujo, el transverso abdominal realiza un papel relevante y es precisamente esta parte abdominal la que habremos trabajado anteriormente durante las sesiones. Además, nos habrá enseñado a cómo respirar adecuadamente tanto para la expulsión como para la relajación y también a cómo contraer y liberar el suelo pélvico en los momentos precisos.

Pilates embarazadas en La Sala

En La Sala puedes practicar PILATES PARA EMBARAZADAS, una actividad sólo para las futuras mamás y también para aquellas que han dado a luz recientemente y quieren seguir cuidándose durante esos meses de “vuelta a la normalidad”.
Durante los meses de verano, uno de los días realizamos Pilates en la piscina, ya que la ingravidez del agua nos ayuda a manejar tu peso y a combatir el calor tan sufrido por las gestantes.

Pilates Post-parto

Y después del parto, generalmente tras 40 días de reposo, dependiendo del tipo de parto y  la situación de cada mamá, podrás volver a tu rutina de Pilates para una recuperación más rápida y mejor